Cirugía Endocrina en patologías de tiroides

La Cirugía Endocrina es el área de la cirugía que se dedica a los procedimientos de las patologías que están afectando a esos órganos cuya tarea es crear hormonas hacia la sangre. Los órganos que crean hormonas son tres: la glándula tiroides, las glándulas paratiroides y la glándula suprarrenal. En esta ocasión hablaremos de la Glándula Tiroides, quizás la más conocida a nivel coloquial.  

¿Qué patologías puede haber en la Glándula Tiroides?

  La función de la glándula tiroides es la de generar la hormona tiroidea, que es una hormona bastante importante, ya que es la responsable del equilibrio correcto de muchas funcionalidades y cuyo desajuste puede afectar a muchos órganos de nuestro cuerpo.    Una patología frecuente en el caso de la glándula tiroides es cuando aumenta de tamaño, a lo que llamamos bocio. Para esta patología no es necesaria la cirugía endocrina, salvo que se produzca una compresión de los tejidos próximos y eso genere síntomas molestos como dificultad para la masticar y tragar. Otras patologías que afectan al tiroides son el cáncer de tiroides, el hipertiroidismo o el hipotiroidismo.   En caso de ser necesaria, la cirugía endocrina que se debe aplicar en cada caso es valorada por los especialistas responsables del tratamiento del paciente.  

Las patologías más frecuentes son:

 

Hipertiroidismo

Esta patología se genera una vez que la glándula tiroides secreta demasiada hormona tiroxina. El hipertiroidismo puede acelerar el metabolismo corporal, lo que causa una pérdida de peso involuntaria y alteraciones en el ritmo cardíaco.   Hay diversos tratamientos para el hipertiroidismo. Los más frecuentes son medicamentos antitiroides y yodo radioactivo para retrasar la producción de las hormonas tiroideas. A veces, puede ser necesaria la cirugía endocrina, que consiste en extirpar toda la glándula tiroides o una parte de la misma.  

Hipotiroidismo

La patología conocida como hipotiroidismo se basa en el cese, (muchas veces de manera definitiva), de la funcionalidad tiroidea. Los síntomas más comunes son la ganancia de peso, somnolencia, cansancio, bradicardia y aletargamiento. En los exámenes de sangre se suelen apreciar niveles hormonales bastante bajos en sangre y valores bastante altos de TSH.   El tratamiento más habitual contra el hipotiroidismo consiste en la administración oral de hormona tiroidea (Levotiroxina). Generalmente la única situación en la que es necesaria la cirugía bariátrica en el caso del hipotiroidismo son esas que asocian un estado de bocio con los síntomas que hemos mencionado.   

Nódulos tiroideos

Los nódulos del tiroides son crecimientos anormales de las células y tejidos dentro de la glándula tiroides. Algunos de estos nódulos pueden ser cancerígenos, por lo que en caso de que aparezcan hay que estudiarlos y si son sospechosos, eliminarlos